"...el hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza; por lo tanto, no es otra cosa que el conjunto de sus actos, nada más que su vida." J.P. Sartre, El existencialismo es un humanismo

"Llega siempre un tiempo en que hay que elegir entre la contemplación y la acción." A. Camus, El mito de Sísifo

"Una minoría no tiene ningún poder mientras se aviene a la voluntad de la mayoría: en ese caso ni siquiera es una minoría." H.D. Thoreau, Desobediencia civil

29 de junio de 2012

Lysander Spooner

Otro viernes, otra semana de fútbol y mentiras por parte de ese gobierno que pretende tener autoridad alguna, a la que podríamos negársela fácilmente (yo personalmente y para con mi persona se la niego); quiero presentar a Lysander Spooner, un autor que se ha hecho de esperar desde la semana pasada, que es cuando debería haberlo publicado. Vuelvo a lamentar esa semana perdida, culpa del ajetreo del viaje a la vuelta.

Debo admitir que he hecho este autor con muchas ganas, quizá desviándome de él y centrándome un poco más en su aplicación actual; pero a eso es a lo que vengo aquí cada viernes, ¿no? Sin más, os dejo con él:


"Si la Constitución misma, entonces, no tiene autoridad alguna, ¿sobre qué autoridad descansa nuestro gobierno en la práctica? ¿En base a qué pueden afirmar aquellos que lo administran, el derecho a secuestrar la propiedad de los hombres, a restringirlos de su libertad natural de acción, industria, e intercambio, y a matar a todo aquel que niegue su autoridad de disponer de la propiedad, libertad y vida  de los hombres a su voluntad y discreción?" (Spooner, La Constitución sin autoridad, VIII)

22 de junio de 2012

Dos


DOS [16 de junio de 2012]
Veo una concha, pequeña, diminuta, en la arena; la cojo. ¿Qué la diferencia de cualquier otra?
Cojo otra concha de la arena, pequeña, diminuta, casi como la anterior. ¿Qué las diferencia? ¿Qué hace que sean distintas? ¿Su forma? ¿Su color? ¿Su origen?
Solo su existencia, el ser dos, el ser cada una ella, identificable.

Empiezo la entrada de hoy con estas palabras, y con una disculpa: pues no he podido preparar el mago de este viernes, que tenía que ser Lysander Spooner. Lo tendré para la semana que viene, pero entre medias no voy a dejar el blog sin actualizar. Así que vuelvo a esa reflexión, nota apuntada durante mi viaje a Mallorca [ya estoy de vuelta].


¿Cómo distinguimos lo que tenemos delante? ¿Cómo diferenciamos lo que es uno de lo que es dos? ¿Lo singular de lo plural, o simplemente lo singular y lo plural? Es decir, ¿qué significa?, ¿significa algo?, ¿tiene una razón en él mismo?
Mi idea a este respecto es clara: no hay razón de ser en lo que es, solo existencia, y el que identifiquemos algo, como tal, es producto de ello, de que está ahí [de una u otra forma] y se puede comprender, o traducir en una idea mental. Aquí sigo la linea de Sartre: todo es inercia, no hay una esencia de las cosas, no hay una conciencia ni una razón ni una voluntad que mueva nada, sino inercia en la materia, azar [si pudiéramos hablar siquiera de azar].
[16 de junio de 2012]
Realmente no existe lo que llamamos "azar"; nos gusta, pese a ello, creerlo así, creer en el azar y la libertad. Es una sensación agradable la que nos produce la arbitrariedad del mundo.
Hablar de azar es como hablar de milagros, de sucesos inexplicables, religiosos, que suponen un misterio que no hace falta explicar: es así. Ciertamente, tenemos un margen de actuación muy pequeño dentro de todo lo que podríamos llamar la inercia del mundo; influimos, si, y quizá somos demasiado conscientes de nuestra acción, tanto que eso nos impide plantearnos si estamos o no controlados por esa misma inercia, es decir, plantearnos hasta dónde somos libres.

Quiero separarme ya en este punto de Sartre: yo no creo en la libertad del ser humano más que como esa inercia de la que él habla en el mundo, esa reducción a lo existente.
[16 de junio de 2012]
La vida es un continuo, una cadena de acontecimientos que se siguen uno del otro, si no son el mismo.
Nuestra conciencia de ella, sin embargo, como decía Hume, se corta, es temporal, va por momentos, por escenas individuales, sueltas.
Pero, aunque apreciemos, como bien decía Hume en el yo, la vida por escenas, por sensaciones separadas, eso no es más que la confirmación de que no entendemos la continuidad del mundo, de que creemos en lo azaroso, en los milagros, y en la suerte.
[17 de junio de 2012]
A menudo me desean suerte; yo me pregunto, ¿y qué es la suerte?
Para creer en algo parecido a la suerte debemos aceptar los milagros, y si aceptamos los milagros tenemos que renunciar a la filosofía.

Y todo esto para llegar a decir que, ciertamente, la vida, la existencia, la Naturaleza, solo puede ser afirmada como un continuo, como una realidad movida por su propia inercia. Todo lo demás, es fantasía, imaginación; como una montaña de oro, o dos.

16 de junio de 2012

Mensajes de un caminante

En el ferrocarril de Soller (hecha por una señora alemana)
Debido al ajetreo de estos días, no he podido publicar casi nada, más allá de Thoreau y la primera entrada que hice al llegar a Mallorca. Pero ahora tengo un corto espacio de tiempo en el que me puedo permitir publicar algunas de las anotaciones que he ido haciendo desde hace tres días en mi libreta, conforme caminaba y visitaba distintos sitios. No son todas, porque eran muchas, pero gran parte.





Miércoles 13 de Junio;
Puesta de sol, en Coll d'en Rabassa

NUBES
Costa de Palma, cerca de Coll d'en Rabassa
Nubes colgando de ningún sitio, suspendidas, como si el tiempo se detuviera para ellas, sobre el mar en calma, sobrevolando sus bajas olas, saboreando en su vientre el fresco viento de la costa; disfrutando de su apacible existencia, de su grandiosidad.
Grandes blancas nubes, de panzas grises, sombreadas, observando el paisaje.
Nubes, ¿qué hacéis en el cielo?, ¿qué os sujeta a él?
He dejado escapar el más leve de los suspiros al pensar en vuestra divinidad.
Solo vosotras podéis daros la mano.


A LA SOMBRA DE UN ÁRBOL
No encuentro calma más que bajo la sombra de los árboles; un colchón no es más que placebo; al sonido de pájaros cantores se respira la tranquilidad del solemne árbol.
Es placer, satisfacción, que se disfruta a cada instante, como si fuera el primero y último; como si fuera eterno.


NOVEDADES
Cuando decides hacer algo nuevo, al poco tiempo empiezas a descubrir a otra gente que antes que tú ya lo hacía; si los habías descubierto antes, no has decidido nada.


En Deia (al día siguiente)

NATURALEZA
La Naturaleza se apropia de mí; soy suyo más de lo que Ella es mía.
¿Qué soy yo? ¿Mi cuerpo?
Mi cuerpo es Suyo, está en Su poder; escapa, en lo que la concierne, a mi control y entendimiento: solo puedo manejar lo que me presta.
Mi yo, en todo caso, interno, propio, mental [mi alma], Yo, como ente libre, sin embargo, soy producto Suyo, y en cualquier momento hallo en mí respuesta de Su omnipresencia.
Es madre de todo; Naturaleza, como principio indiscutible e inerte de toda actitud material, que tiende a la estabilidad en un plano superior al moral: un lugar inalcanzable para el ser humano.


MIGUEL MAS, EL HOMBRE QUE CAMINABA ENTRE LAS PALABRAS
[“¿Te gusta escribir?” Con estas palabras se presentó a mí. “Si” le respondí, “apunto ideas”.]
He conocido hoy [13/6/12] a un señor llamado Miguel Mas. Ya pensionista desde hace años, declarado ante sí mismo como poeta, como amante del conocimiento (yo lo llamo filósofo). Con el profundo respeto que se ha ganado, que nos invade en su presencia, escribo estas líneas.

Agricultor, pescador, cocinero, poeta, caminante; en todos sus intereses interesado y activo, gran conversador y persona, excelente como solo uno mismo puede llegar a ser.
Me enseña algunos de sus poemas, que lleva encima, casi inscritos en la piel por los años, uno de hoy mismo, y disfruto solo una ínfima parte [y aún emocionante] de lo que él cuando los relee, rememorando el momento de su escritura, el momento de conocer alguna palabra nueva, de usarla y sentir que, a su edad, no desaprovecha el tiempo, que puede seguir unos años más, aunque el tiempo se ponga en su contra [como se pone en la de todos] y dar otro paseo, sentarse en otro banco y escribir otro poema.

Andando va,
Miguel Mas,
A sus ochenta años cumplidos;
Cartera al bolsillo,
Papel y lápiz,
Recordando tiempos;
No hay más verdad que la que la experiencia [del interés y el conocimiento] puede narrar.


Jueves 14 de Junio;
Ferrocarril de Soller

CUEVA
Cueva de las profundidades, ven a mí.
Cueva húmeda, fría, solitaria;
Madre de la vida, das cobijo a tus hijos, a los que lo necesitan.
Gran cavidad que penetra en la tierra, misterioso lugar;
Todo me une a ti, nada me puede separar de tus paredes rocosas.
Lugar propicio tanto para la apacible vida como el eterno descanso;
Espacio diseñado para proporcionar vida y guardar la muerte.
A tu imagen las tumbas egipcias,
A tu ejemplo, lugares para la vida eterna.


FOTOGRAFÍAS Y PAISAJES
En Deia
Habitamos un mundo fotográfico más que paisajístico; una foto no es un paisaje.
Una foto muestra desde una figura bella, a una idea compleja, o una escena eterna en el tiempo;
El paisaje es inexpresable más que por él mismo, por su profundidad, su contraste, su eterna movilidad, el sentimiento que nos produce (tranquilidad, miedo, frío, calor, humedad, dolor, placer), los sonidos que produce, el tacto de sus partes, la variabilidad del observador; ese paisaje que muestra su complejidad y esconde, oculta, guarda en rincones inhóspitos, su verdad, su visión más recóndita, lo que sabemos [pero no vemos] que hay más allá de él.
La fotografía, sin embargo, ni conoce, ni muestra, ni oculta, ni dice, ni enseña más que un plano de inmóviles figuras.


NOVEDADES (II)
El siguiente paso, al acostumbrarse a hacer algo nuevo, es fijarse, no ya en los demás que lo hacen, sino en quienes no o hacen.
¿Por qué no lo harán? ¿Encontrarán algún mal en ello?
¿Son contrarios a hacerlo, por creencias de algún tipo, o quizás con razones que lo justifiquen?
¿Se lo han planteado? ¿Y si no les gusta?
¿Cómo puede ser que a alguien no le guste?
¿Qué pasará por sus mentes? ¿Cuáles serán sus pensamientos?


En los escalones de la iglesia de Soller
FOTOGRAFÍAS Y PAISAJES (II)
La gran mayoría de paisajes que durante estos días en Mallorca he podido observar, de los que he sido testigo, intruso y parte activa, no merecían ser fotografiados [echando así a perder su valía], sino ser presenciados, vividos, sentidos, respirados, tocados, saboreados, oídos, descritos por músicos y poetas sentados al pie de un árbol, o en una escalera de piedra.
Creo que cualquier [todo] paisaje merece ser disfrutado; su disfrute es lo que constituye el paisaje mismo.


Viernes 15 de Junio;
Desde el ferrocarril de Soller (del día anterior)

SENCILLEZ
Sentado en un banco frente a la playa, comiendo, el bullicio de gente que va y viene en bicis, andando como yo, casi ninguno comiendo (aunque son más de las dos), sentados en la arena o en una toalla haciendo crucigramas; son vacaciones para todos ellos.
Hace viento y da el sol, fuerte; hay, sin embargo, tranquilidad; se escuchan las gaviotas, diferentes idiomas, gritos, risas, pasos, olas, hojas de árboles cercanos, y lo que no se escucha, todo ello también está.
El complejo paisaje es la simple unión de sencillos elementos dispersos, que se encuentran, se saludan, se relacionan momentáneamente para después seguir su camino.


DELITOS
Me divierte actuar de forma extraña ante la policía, cuando no tengo nada que ocultarle; me entretienen sus miradas, reflejo de sospechas, que buscan culpables de hipotéticos delitos.
Alguna vez se detienen junto a mí.
“¿Lleva algo ilegal? ¿Drogas?”, me preguntan.
Yo me quedo un rato pensando, siguiendo el juego, y al cabo respondo “no”.
Parecen quedar satisfechos; yo también.


Costa de Palma, cerca de C'an Pastilla (del miércoles)
BRISA MARINA
La brisa marina, suave, trae leves cantos de pájaros lejanos; solo se percibe cuando el mundo cercano calla, cuando la humanidad enmudece y contempla, sorprendida, con gran expectación, todo lo que se estaba perdiendo.





Iglesia de Deia (del día anterior)
RELIGIÓN
Mi religión no es otra que la de lo que puedo ver, lo que puedo sentir y de lo que no puedo conocer la razón.
Creer en un dios con intenciones creadoras es no querer enfrentarse a la realidad indefinida, injustificable, de lo natural.
Creer que existe una Voluntad es negar que exista la Naturaleza.





DISFRUTA
Esta noche posee mi cuerpo, úsalo a placer,
Aliméntate de mí, disfruta, sacia tu sed.
Esta noche soy tuyo,
mosquito.




15 de junio de 2012

Henry David Thoreau (I)

H. D. Thoreau, por Benjamin D. Maxham, en Junio de 1856

Como de costumbre aquí os traigo una nueva entrada de Un mago cada viernes. Esta vez le toca a Henry D. Thoreau, mas os presto solo una primera parte, un análisis preliminar de sus ideas anteriores a su retiro de dos años en Walden Pond. Más adelante seguiré con este autor, al que quiero dedicar más entradas, entre otras dedicarme a las ideas que expone en Walden y en Walking. Pero mejor en otra ocasión; ahora estoy de vacaciones, y creo que es suficiente con haber extraído un poco de mi tiempo para este gran pensador.
Por cierto, estoy todavía pensando de quién publicaré la semana que viene, ya que tenía varios candidatos pero no me atrevo a elegir a ninguno de ellos. Adelanto que quizás se trate de John Keats, que estaba en lista de espera desde el principio, pero no está decidido. Ya lo pondré en la página seguro, a ser posible antes del lunes.

Sin más entretenimiento os dejo en enlace:


How meanly and grossly do we deal with nature! Could we not have a less gross labor? What else do these fine inventions suggest, - magnetism, the daguerreotype, electricity ? Can we not do more than cut and trim the forest? (Paradise to be Regained, 1843)
¡Cómo mezquina y groseramente lidiamos con la naturaleza! ¿No podríamos hacer obras menos graves? [...] ¿No podemos hacer más que cortar y recortar el bosque?

12 de junio de 2012

El barco esperando


[Señores, sé que leer a Thoreau es ilegal; pero, por favor, entiéndanme: estudio filosofía...]
11 de Junio. Todo comienza un día de junio; me hallo en Denia, dispuesto a coger un barco que me llevará a Mallorca. Antes, recoger el billete de embarque, esperar media hora al autobús, ir en el autobús al otro lado del puerto [donde espera el barco]. Pero antes del barco, espera la policía. Mi historial con la policía siempre ha sido (y será) desastroso.
Al bajar del autobús piden el billete de embarque; pero no son de Balearia, sino policías; no les interesa mi billete de embarque, sino cuánto tiempo y por qué voy a Mallorca. ¡Ah! Y también quieren manosearme.
[El barco esperando] me conducen, tras otro individuo que les va diciendo “mañana voy a coger otro barco a Formentera”, a la caseta de inspecciones. Él entra en una, yo quedo fuera. Tras cinco minutos [el barco esperando] aparece otro policía, que me conduce a otra habitación de la caseta. Llevo mochila, portátil, maricona y riñonera; todo es sospechoso. Uno empieza por la maricona, mientras otro se hace cargo del portátil y la riñonera; en la maricona llevo libros de Thoreau [manoseados y registrados], el contenido del portátil es obvio (y posiblemente ilegal), y en la riñonera no hay más que bolis, agenda, y artículos varios [el barco esperando]. Lo último es la mochila, donde lo más destacable es una serie de zumos que los policías se empeñan en girar y observar por todas sus esquinitas y rincones, por si esconden un tesoro perdido; también una bolsa de aseo con gel-champú, que por poco se libró de ser penetrado por una varilla, cual examen rectal [el barco esperando]. Mientras me dicen “quítese el sombrero”, me asaltan con numerosas preguntas: de “¿cuánto tiempo va a estar de viaje?” a “¿lleva cristal?”; típica estrategia de ligueteo [el barco esperando].
¿Pero qué digo? ¡El barco no estaba esperando! Terminan de examinarme (me incluido, hasta la entrepierna; un poco rápido para una primera cita) y me dejan cerrar mis pertenencias, ya que estaba todo estratégicamente colocado desde esa mañana para poder cerrar la cremallera de la mochila sin hacerla reventar. Me dicen “cuando usted quiera puede irse”, y como quiero, me voy. Llego a que, esta vez si, las simpáticas chicas de Balearia revisen mi billete de embarque y castren su potencial [lo rompan para que no pueda volver a ser usado], y para mi asombro dicen “sigue recto, por donde están nuestros compañeros”. Me dirijo a la entrada del garaje... efectivamente, estaban a punto de cerrar, a punto de irse (un poco más, o una varilla más en mi gel-champú, y no llego), con la puerta de pasajeros ya cerrada, fuera escalera [el barco esperando]. Entro por fin al barco y, pasando por el pasillo de “prohibido el paso” [hacia abajo], llego a la cafetería, donde actualmente escribo esto [el barco ya en marcha].
Amanecer en Mallorca.


Vista desde el balcón de mi habitación.
Vuelvo al presente; esto ocurrió ayer aún de viaje, pero ahora estoy en el Albergue [donde me acabo de enterar que hay Wi-Fi]. Desde mi habitación no hay una mala vista del mar; ciertamente no hay ninguna, los edificios tapan todo en derredor, y solo puedo ver patios internos. Es lo que tiene la Naturaleza, cemento por doquier.
Pero no quiero entretenerme nada más llegar en contar historietas ni aburrir aquí a nadie. Os dejo con unas líneas que apunté ayer por la mañana, en extraña relación con los posteriores sucesos de la tarde.

Leyes [que son en la ciudad, tanto como en el lenguaje, lo que permiten que el resto descubra, comprenda, odie, margine, capte, aprehenda, nuestra acción desmedida, alegal, intuitiva, libre, natural, en la escritura tanto como en la vida misma; nuestra pobreza de deberes y exaltación de ociosidad, de Naturaleza (naturalidad) en la razón que nos mueve; que son las que llaman al orden en nuestros descuidados cabellos que tienden continuamente al caos de su existencia; que son las que imponen cómo, por empuje del heraclitiano arroyo, no hacemos nuestras vidas]

10 de junio de 2012

Próxima semana / Textos de Thoreau

Quiero hacer una pequeña síntesis de la semana que entra, en la que ya por fin estoy de vacaciones y no voy a verme obligado a lidiar entre exámenes con el blog. Me voy unos días a Mallorca, lo que no me va a impedir, en principio, publicar ocasionalmente; por supuesto, no voy a dejar de lado, nada más empezar, mis publicaciones semanales [Un mago cada viernes], especialmente éste, que hago una primera parte de Henry David Thoreau (antes de Walden).
También tengo pensado publicar otros días algún texto o alguna idea, junto con fotos. Pero cada cosa en su momento. Ahora os dejo unas traducciones de poemas de Thoreau; con mi bajo nivel de inglés, tampoco me pidáis mucho, aunque si alguien cree necesario corregir algo, le acepto la ayuda.


GRECIA (fragmento)

Cuando la vida se contrae en un lapso común [vulgar span],
Y la naturaleza humana se cansa de ser hombre,
    Agradezco a los dioses de Grecia,
    Ese permanente reino de paz.
Porque así cómo la luna creciente ahora en la noche
Dama [Checkers] de la sombra con su luz precursora,
Así en mi hora más oscura mis sentidos parecen
Captar de su Acrópolis un destello.


RETRASO [DELAY]

Ninguna acción generosa puede retrasar
O frustrar nuestro superior y firme propósito [higher, steadier aims];
Pero si son sinceras y verdaderas,
Se despierta nuestra vista, y fortalecen nuestras armaduras [nerve our frames].


POBREZA (fragmento)

      Si soy pobre.
   Es que soy orgulloso;
Si Dios me ha hecho desnudo y un patán,
Él no creyó que su trabajo correspondiera al de envolver [He did not think it fit his work to shroud].

El hombre pobre viene directamente del cielo a la tierra,
Como estrellas que caen del cielo, y rayos tropicales:
[The rich receives in our gross air his birth,
As from low suns are slanted golden gleams.]

8 de junio de 2012

Marqués de Sade [Un mago cada viernes]



Ya he terminado la entrada de Sade, a la que he añadido a mi pesar una primera parte biográfica (que entenderé que nadie quiera leer, es un poco resumen de wikipedia y otras fuentes con algún apunte personal). Esta vez no he querido hacer citas; creo que así queda un texto más "vivo". Por otro lado, decir que tenía muchas ganas de hacer este autor en concreto, y he quedado, en general, satisfecho.


Dibujo imaginario de Sade en Vicennes

"No es mi forma de pensar la que ocasiona mi desgracia, sino la de los otros" [Sade]


3 de junio de 2012

Ni nombrar un libro

Ante el asunto de las denuncias por copia ilegítima, por uso indebido, o por comunicación pública, de contenidos protegidos por copyright, que traté anecdóticamente en la entrada de ayer, me gustaría hacer hincapié. Si algo me molesta de quien dice escribir es que lo haga privadamente; y ya no privadamente, sino bajo ley. Casi ni nombrar un libro podemos, como si fuera delito que alguien supiera de su existencia (no queremos que lo sepan, podría ser educativo). Aunque también hay que decir que la gran mayoría de la culpa es de las editoriales, pues me alegra ver multitud de libros de autores (de los que tengo ediciones u otros libros con copyright) que se hayan libremente por Internet; también he de decir que tengo libros sin el típico mensaje de copyright [sobre su uso indebido], de los que sospecho que sus autores tienen más que ver que las editoriales.

Tengo que señalar que, en cuanto a la mayoría de autores ya fallecidos, algunos cuyos textos deberían ser de dominio público, encuentro algunas de sus traducciones bajo un indecente copyright (es el caso de Thoreau); por otro lado, existe una editorial, no muy buena ni deseable (EDIMAT), que trae lo que llaman "Clásicos de la Literatura" [obviamente, todos bajo copyright].

No quiero dedicar la mañana en convencer a alguien si los derechos de copyright son adecuados o no; yo los considero excesivos. Voy a dejar muestra [formalmente] de ello en las siguientes 10 reproducciones ilegítimas, indebidas y dañinas, comunicadas públicamente sin previa autorización del editor, extraídas de mi biblioteca personal.


1. "Un hombre eficiente y valioso hace lo que sabe hacer, tanto si la comunidad le paga por ello como si no" Thoreau, H. D.: Desobediencia civil y otros escritos, Alianza, Madrid, 2012 (Traducción de Mª Eugenia Díaz)

2. "Lo que no me mata me hace más fuerte" Nietzsche, F.: Crepúsculo de los ídolos, Alianza, Madrid, 2010 (Traducción de Andrés Sánchez Pascual)

3. "¡Socorro! ¡Por amor de Dios! ¡Socorro!" Kafka: La metamorfosis, Alianza, Madrid, 2011 (no se especifica el traductor)

4. "No utilizan entre ellos ningún tipo de moneda" Moro, T.: Utopía, Plutón, Barcelona, 2010 (Traducción: XXXXX)

5. "Quien estudia, sabe cada vez más" Lao-Tsé: Tao Te King, Plutón, Barcelona, 2010 (Traducción: Benjamin Briggent)

6. "Es esencial pronunciar palabras fuertes o indecentes" Marqués de Sade: Filosofía en el tocador, Edimat, Madrid, 2011 (Traducción de Beatriz Vitar)

7. "Siempre existió en París una clase de individuos, extendida por todo el mundo, cuyo único oficio es el de vivir a costa de los demás" Marqués de Sade: Cuentos, historietas y fábulas, Edimat, Madrid, 2011 (Traducido por el equipo editorial)

8. "Cita, s. Repetición errónea de palabras ajenas" Bierce, A.: El diccionario del diablo, Edimat, Madrid, 2005(Traducido por Rodolfo Walsh)

9. "Fue la hostia" Strawberry, C.: Nunca quise ser como tú, Ediciones B, Barcelona, 2010

10. "Eso es demencia" Le Guin, U.K.: El nombre del mundo es Bosque, Minotauro, Barcelona, 2008 (Traducción de Matilde Horne)


Como poner un título.

2 de junio de 2012

Una traducción de lo intraducible

Estaba leyendo, en mis ratos libres, un libro de Thoreau que me interesaba (sobre todo por su aparente mínima importancia en la obra de este autor); sin embargo, conforme avanzaba la lectura ésta se volvía un tormento, debido a la penosa traducción que de él se había hecho. De modo que, ya terminada la lectura [ha acabado el horror] me disponía a publicar aquí una queja abierta. Sin embargo, no pudiendo soportar ciertas cosas de esta traducción (y edición), decidí mejor escribir directamente a la traductora, o a la editorial. Así lo he hecho, por lo que expongo a continuación el correo que les ha debido llegar (con alguna corrección de última hora de la que ahora soy consciente), evitando datos que puedan ser vinculantes (nombre del libro, editorial o traductora, respectivamente "libro de Thoreau", "EBS" y "Señora PRE"), así como las citas del libro, ya que éste se halla bajo protección de los Derechos de Autor, y no me merece la pena tener problemas legales por poner una mínima cita de esta mierda de libro. Os dejo con el correo:
[Estimados] Señores de EBS:

Les escribo a ustedes ante la imposibilidad de hacerlo a quien realmente debería ser objeto de esta carta, con la esperanza de que le hagan llegar mi descontento; a la Señora PRE. No he adquirido ningún otro libro de esta editorial (ni de la traductora en cuestión), por lo que hablo de mi experiencia con el libro de Thoreau; tampoco me atrevo a adquirir ningún otro libro, ni de la traductora ni de la editorial, por miedo a desperdiciar dinero, y sobre todo tiempo de lectura. Procedo, sin más paliativos ni entretenimientos, al asunto que me motiva:

He de decir, referido a la traducción de la Señora PRE, del libro de Thoreau, que no esperaba con demasiado entusiasmo leer el libro, pero sí con cierto interés; de ahí mi [desagradable] sorpresa al encontrarme con una mala traducción, preocupada obviamente en la transcripción literal [y en el coste del trabajo] más que en la difusión de la obra; al mismo Thoreau esa situación, estoy seguro, le resultaría detestable.
Los fallos (y llamarlos "fallos" es un grandísimo, superlativo, eufemismo) se centran sobre todo en lo que, a mi gusto, más se debe exigir a un traductor: las notas a pie de página. Decir que las notas a pie de página de su edición del libro de Thoreau son malas, es, ciertamente, haber leído el libro. Ya no solo me refiero a las Ver nota - [que ni siquiera se molestan en marcar la página de la nota, y que, en mi ejemplar, me he dedicado a copiar para futuros interesados, si los hubiera], sino incluso al hecho mismo de la existencia de dichas notas. Señalo, por tanto, los siguientes puntos:
(1) Entre el común de las notas a pie de página, se suele encontrar las siglas "N. de la T." (Nota de la Traductora), con cierta, aunque escasa, frecuencia; por otro lado, en una ocasión puntual aparece a pie de página una "Nota de Thoreau", por lo que las demás notas (Ver nota -) supongo que son de Ustedes. Nada que añadir.
(2) El concepto que la traductora tiene de intraducible me pone los pelos de punta; denomina así a algunos juegos de palabras que, sin embargo, en el libro están traducidos. No dejo de pensar que, si se trata de un juego de palabras que introduce Thoreau y resulta intraducible al castellano, en todo caso, traducirlo “a voleo” por otra expresión es destruir el sentido que Thoreau le da y, por lo tanto, un atentado contra la obra original. A pie de página se suele especificar intraducible, y después se suele explicar lo que se dice en el texto original; sin embargo, el daño a la obra ya está hecho en la traducción; en cualquier caso, puedo citar ejemplos en los que la Señora PRE cambia totalmente en su traducción lo que dice Thoreau; DOS CITAS DEL LIBRO. He de añadir que estos ejemplos, en los que se valora más traducir el texto al castellano (aunque se trate de juegos del autor) a costa de castrar el significado original son patéticos; una buena traducción se basa en no traducir lo intraducible, en dar una explicación al texto original, y no sustituirlo por algo parecido que carece de su significado.
(3) CITA DEL LIBRO
Fuera de las notas, he de señalar otro error, posiblemente típico y justificable desde el punto de vista de cualquier traductor y editorial, pero horrible para cualquier lector de Thoreau, de traducir las unidades de medida que usa este autor por el sistema métrico. Quien hace esto, en vez de poner las medidas EXACTAS de las que habla el autor original y señalar, si acaso, a pie de página la aproximación al sistema métrico, no merece respeto en su labor de traducción (que no conversión). Supongo que esta aberración merece el título de la Señora PRE, debido a que apunta en una “N. de la T.” su traducción desmedida.
Espero con impaciencia [y entusiasmo] que le hagan llegar mis cuestiones a la Señora PRE, o a quien se considere responsable de estos errores [al menos que me proporcionen explicación].
Un Saludo. Diego Clares Costa

1 de junio de 2012

Walt Whitman [Un mago cada viernes]


Lo prometido es deuda, y me alegra anunciar que [por fin es viernes] ya está listo Walt Whitman para todos ustedes. He decidido comenzar probando un nuevo sistema para publicar este tipo de entradas, que no se verán directamente, sino mediante un enlace (pese a estar en el mismo blog, como entrada normal).
Pongo enlace aquí, y en la página Un mago cada viernes, donde también iré anunciando próximas entradas.

W. Whitman (1 de junio de 2012)

"Mi yo espontáneo, la Naturaleza,
El día amoroso, el sol que asciende, el amigo con el que soy feliz,
El brazo de mi amigo, que me rodea perezosamente el cuello, [...]
Este poema pudoroso y oculto que llevo siempre conmigo, que llevan todos
     los hombres
(Sabedlo una vez por todas: yo proclamo que en todos los hombres que se me
     parecen, están en acecho nuestros robustos poemas viriles),
Pensamiento de amor, jugo de amor, olor de amor, consentimiento de amor,
     yedra de amor y savia trepadora,
Brazos y manos del amor, labios del amor, pulgar fálico del amor, vientres que
     se oprimen y se adhieren por el amor,
Tierra del amor casto, vida que sólo es vida con el amor"
(Hojas de Hierba, Mi yo espontáneo)