"...el hombre no es nada más que su proyecto, no existe más que en la medida en que se realiza; por lo tanto, no es otra cosa que el conjunto de sus actos, nada más que su vida." J.P. Sartre, El existencialismo es un humanismo

"Llega siempre un tiempo en que hay que elegir entre la contemplación y la acción." A. Camus, El mito de Sísifo

"Una minoría no tiene ningún poder mientras se aviene a la voluntad de la mayoría: en ese caso ni siquiera es una minoría." H.D. Thoreau, Desobediencia civil

13 de enero de 2014

Evacuación en IES Sanje: cómo manipular una noticia

La poca vergüenza de TVE

  Hoy, sobre las 9 y media de la mañana, han evacuado el Instituto de Educación Secundaria Sanje. No quiero aquí desarrollar la noticia, sino hablar de la poca vergüenza con la que, hace unos minutos, la han tratado en el noticiario regional de Televisión Española.


   Vamos por puntos. Lo primero es leer bien la noticia, saber que ha ocurrido en un instituto conocido como Sanje, y (algo que no dicen en La Opinión) el nombre de la fábrica en cuestión: Derivados Químicos (y Furfural). No he encontrado este nombre, dicho sea de paso, en ningún medio de los que han dado hasta ahora la noticia.

  Como decía, hoy mismo, nada mas comenzar el noticiario regional de TVE, en la segunda noticia del día, ha aparecido el nombre del instituto Sanje; han apuntado que esta noticia se daría "más tarde", y han seguido con el resto de novedades del día. A decir verdad, han seguido hasta los deportes, antes de referirse de nuevo a esta noticia que parecía ser tan importante.

  Tras los deportes, y antes de pasar al tiempo, han dedicado un momento a hablar de la importante alerta que ha hecho evacuar este instituto que, de repente, se llamaba "San Jerónimo". Estaremos todos de acuerdo en que éste es el nombre originario del instituto, sin embargo antes se le había llamado Sanje, y también es cierto que éste es el nombre por el que más se conoce dicho instituto. De hecho, me arriesgo a decir que mucha gente en Alcantarilla no lo conoce por el nombre de "San Jerónimo".

  La siguiente cuestión que me ha llamado la atención no ha sido ya la simpleza con la que han dado la noticia (un problema con la limpieza de una balsa de residuos orgánicos); sino que en todo momento han evitado el término "químico", cuando resulta que las fábricas cercanas son de este tipo. Más aún, ni siquiera se ha dicho nombre alguno de fábrica, siendo un problema muy conocido en la zona la contaminación a que nos sometemos por culpa de las fábricas de Furfural y Derivados Químicos.

¿Resultado?
La última noticia del día, manipulada al estilo Urdaci, y que deja a todas luces en la ignorancia a cualquier murciano que quisiera enterarse hoy de las noticias de su comunidad por medios televisivos. Eso sí, han hablado todo lo que han querido de la candidatura de Blanca a "ciudad más divertida de España". Ya podemos estar tranquilos.

9 de enero de 2014

Felicidades

Mostrar la buena cara que no tienes ni sientes; saber de lo que te rodea lo que te dicen que es importante; respetar a tus mayores; obedecer a tus superiores; conocer contenidos vacíos; beber del alcohol social; drogarte de fiestas navideñas; leer una novela romántica porque te gustó Pasión de Gavilanes; tatuarte un nombre en el culo, tintarte el pelo del sobaco, llevar una moda alternativa; defender una tecnología que te acerca a los demás detrás de una pantalla; calentarte en invierno, enfriarte en verano, y quejarte en ambos; ver Breaking Bad hasta que te exploten los sesos, y seguir viéndolo; revolcarte en una lista de deseos; follarte a una persona que mentalmente no deja de ser un peluche; dejar de fumar por recomendación del médico; cambiar de hábitos y seguir creyendo en lo mismo; ser un gilipollas sin remedio.


Es año nuevo, felicidades.

27 de diciembre de 2013

No nos sirve lo democrático

Individuo decidiendo quién
decidirá por él
La "vía democrática", como se suele llamar, nos ha demostrado ya demasiadas veces su ineficiencia, insuficiencia, e incoherencia. Lo democrático [representativo, partidista] es, una vez tras otra, anti-democrático [en el sentido de la democracia pura, original, etimológica, rousseauniana: directa]; se afirma a sí misma, contrariamente al demos, al pueblo, siendo su principal ocupación el discurso y la trampa sutilmente tendida (y, en España, no tan sutil). Esperamos continuamente a que nos salven, porque dicen que nos quieren salvar; confiamos ciegamente en quien [dicen que] hemos elegido, y, con él, su voluntad absoluta, junto a toda su variabilidad. El principio de lo democrático ha llegado al nivel de lo partidista; la democracia no consiste en que el representante represente las ideas de quien lo elige, sino que el representado elija las ideas que cree más cercanas a las suyas.

Para las protestas, para quien se manifiesta, para quien cree que no se está haciendo democracia [pura, etimológica, directa], lo democrático es ineficiente, lo legal es insuficiente, lo policial es incoherente. No hay razones para seguir la "via democrática". Los activistas (por el ecologismo, por el feminismo, por la vivienda, por el alimento) que no se conforman con el paripé espectacular, televisivo, de masas, necesitan otros medios, no para hacerse oír, sino directamente para hacer lo que piden, y lo que la democracia no respeta: para actuar. Por eso no respetamos las convenciones; por eso no respetamos la formalidad; por eso no respetamos ideales de bondad o maldad; por eso nos tenemos por prioridad a nosotros mismos, como únicos ideólogos; por eso no nos sirve lo democrático.

19 de diciembre de 2013

Elogio del Caminar [David Le Breton]

Caminar no es una mera abstracción [abstención, privación] del mundo; de hecho, es de primeras lo contrario a aquello que consideramos "externo" o "más allá" de las preocupaciones del mundo, de la realidad de nuestras vidas. El que camina se da cuenta enseguida [si se desprende de sus obsesiones y concepciones sociales] de que no se trata de olvidar sus responsabilidades, sino observarlas y repensarlas desde un punto de vista natural, animal, individual; caminar, y no hacer ejercicio [Walking, y no Footing], es desprenderse del yugo civil e intentar ser libre.
No se puede conseguir esto de cualquier forma; el acto de caminar lo permite porque supone un desplazamiento directo entre el mundo, ya sea en una ciudad o en plena Naturaleza: se trata de desplazarse por uno mismo atendiendo al camino que se recorre, que nos rodea, que incluso se puede tocar; ser uno con la naturaleza, siendo, a la vez, un individuo [observador, pensador].
Cuando se camina, no se piensa en las cosas que se ven; se interactúa con ellas, y se piensa a partir de ello en todo aquello que antes se daba por supuesto; se cuestionan los principios infalibles, rechazando lo que fuimos, partiendo desde cero, ahora sí, abstrayéndonos del mundo en que creíamos y volviendo a él como entes externos, incivilizados, que caminan intentando comprender dónde están y porqué.

Esto [fruto de reflexiones propias] no lo encontraréis en el libro de David Le Bretón.

Elogio del Caminar:

He de decir que Le Bretón tiene un estilo fresco, vivo, y en cierta medida gratificante, a la hora de hablar del acto de caminar; sin embargo, peca de superficial, dando la impresión de estar defendiendo un sentimentalismo, o un romanticismo con poca profundidad. Habla del caminar filosófico en la misma medida que de sus funciones físicas; expone de igual manera al caminante natural que al instrumentado; habla de vagar eternamente por la Naturaleza, como si fuera la cuestión principal; en su libro, los autores responden a sus preguntas, no hablan por sí mismos; renuncia a tomar una posición y a establecer unos criterios, aceptando una diversidad de aspectos del caminar que contradicen en ocasiones a sus palabras; no se compromete con el lector crítico; no nos ofrece una definición clara y precisa; pero, pese a todo, es un trabajo útil para considerar la cuestión: [aunque no se trate de un trabajo concienzudo] contiene una variedad amplia de consideraciones en torno al caminar, que difícilmente podemos pasar por alto.
El logro de su libro es unir en una misma reflexión a Thoreau y Bashô, Rousseau y Laurie Lee, Tanizaki y Paul Virilio; y muchos más. Si algo nos ofrece, es variedad de opinión; un trabajo muy recomendable para iniciarse en estos caminos.

19 de noviembre de 2013

Fusilamiento económico

Parece que las manifestaciones están poco reguladas.
Parece que la gente sale mucho a la calle, protesta, y pide cosas.
Parece que se usa mucho la libertad de expresión.
Parece que hay muchas críticas y motivos para todo esto.
Parece que la solución sea multar esas conductas.

Hacía falta una reforma que regulara las manifestaciones; pero regular significa penalizar; y penalizar significa evitar. El objetivo es definir como ilegal todo aquello que ha surgido, desde la legalidad del derecho a manifestación y a la libre expresión, ante las necesidades actuales. Multas de hasta 600.000 euros que nadie con la necesidad de manifestarse en frente de un congreso puede pagar; multas ridículas, patéticas, estrafalarias, desproporcionadas, monstruosas, grotescas, propias de una película surrealista; multas desactualizadas, mucho más que esa ley que querían actualizar.

Manifestantes pagando una multa.

No es de extrañar que un Estado, y de primeras un sistema y un ideario, tan obsesivo con cifras y ganancias económicas piense de primeras en multar conductas; si la obsesión se pusiera en la fuerza militar, veríamos fusilamientos y campos de concentración. Ésta es solo otra forma de hacer callar, de que un acto no vuelva a ocurrir, llevándonos cada vez más a la pobreza, el hambre y la incultura; se trata de un fusilamiento económico.